Los consejos de

Olentzero

Olentzero, en su caserio en Nafarroa, delante de un ordenador

Mis 10
txiki-consejos...

Eguzkilore
niña vestida con su traje típico vasco
Mano de un niño agarrada a la de su aita (padre)

- Si al enviar la carta al Olentzero, vas de la mano de tu amama o de tu aitite, las cartas nos llegan más rápido.

Mano de un niño escribiendo su carta

- Si escribes de tu propia mano la carta llega antes, también vale que te ayude aita o amatxu.

amama (abuenal) con su nieta

- Si a última hora quieres hacer un cambio, en vez de una bicicleta quieres un puzzle, o decirnos algo, y ya no hay tiempo para enviarnos una carta, dile qué es lo que quieres a tu amama o a tu aitite para que nos lo digan. Las amamas y los aitites pueden hablar con el Olentzero, si creen que es necesario.

niño abrazando a su amatxu (madre)

- En algunas ocasiones, ocurre que tú no has escrito la carta porque, por ejemplo, este año no querías escribirla por algún motivo. Y sin embargo la carta nos puede haber llegado. Alguien la ha escrito 'para ti'. Por eso, excepcionalmente, puede ocurrir que tú todavía no la hayas envíado y sin embargo nosotros ya la tengamos.

niño durmiendo abrazado a su peluche

- Amatxu y Aita me cuentan muchas más cosas de las que tú te crees. Algunas veces tienes regalos porque me piden que te los lleve, a pesar de que no te has portado del todo bien. Me lo piden por favor.

niño dando la mano a su padre

- Hasta que seas mayor cruza la calle de la mano de amatxu y aita. Ser mayor es ser mejor en lo que realmente importa.

niña dando la mano a su aitite (abuelo)

- Si Aitite o Amama son ya muy mayores. Al cruzar la calle cuando vayas con ellos dáles tú la mano para que no les pase nada.

niño sentado en el metro jugando con el móvil

- Entrar en el metro, en el autobús o en el tranvía e ir rápidamente a sentarse sin mirar si aita o amatxu o un aitite quiere sentarse no está bien. Solo está bien que tú estés sentado y ellos de pie si eres muy pequeñito y te puedes caer.

niño dando un abrazo a su padre

- Olentzero podría decirte cuántos abrazos has dado a tus Aitites, a tus Amamas, a Amatxu y a Aita este año. Lo sabemos.

niño pequeño abrazando a su abuelo

- Los Aitites y las Amamas son mágicos. Tú no te lo crees y ellos van a decir que no lo son. Pero son mágicos. Si le preguntas a amatxu o a aita, te lo dirán. Y tú mismo, cuando seas más mayor, lo sabrás. Es de esas cosas que sabrás con certeza. Quizás de pocas cosas estarás tan seguro. Escucha lo que te dicen con atención, ayúdales y quiéreles mucho.